ASESORAMIENTO TECNICO

En IBERCOMBUS, S.L. realizamos tareas de consultoría energética sobre los temas de combustión y eficiencia energética que trabajamos, de forma que todas nuestras propuestas acerca de una nueva instalación o una modificación de la existente van acompañados de una justificación.

Con ello conseguimos que el cliente deposite en nosotros la confianza para llevar a cabo los estudios de ahorro y viabilidad, el diseño, la fabricación y el montaje de los equipos que su instalación necesita.

 

 

VENTA, REPARACION Y MANTENIMIENTO

Desde sus orígenes, nuestra empresa fundamenta sus labores profesionales en todo tipo de trabajos de mantenimiento y averías relacionadas con generadores de vapor, agua caliente para calefacción tanto en ámbito industrial como doméstico, calderas de fluido térmico, equipos hidráulicos como pueden ser los grupos de presión y los depósitos de acumulación, equipos e instalaciones de aire comprimido, tratamiento de aguas mediante descalcificación y aditivos para el correcto mantenimiento de las calderas.

Para llevar a cabo estos trabajos disponemos de dos departamentos mediante los cuales solucionamos las averías electromecánicas por un lado y las de soldadura por otro.

En la actualidad y dadas las exigencias del cliente y las posibilidades tecnológicas realizamos diversas modalidades de instalaciones con control automatizado ya sea mediante autómatas programables para regulación modulante o con control todo - nada.

Mediante estas automatizaciones y maniobras eléctricas conseguimos aumentar la eficiencia de una instalación ya que reducimos los arranques y las paradas aprovechando el 100% de la energía suministrada por los equipos, eliminando de esta forma los picos de energía.

 

 

TRATAMIENTO DE AGUAS

Dado que el agua es nuestro principal fluido de trabajo, nos preocupamos y analizamos su estado y características en cada momento. La importancia de ésta es tal que si no logramos adecuarla a las condiciones de trabajo que el equipo y la instalación nos solicita, no sólo acabará acortando la vida útil de éstos, sino que además será un importante foco de problemas dado que permanece en continuo contacto con el resto de materiales de las instalaciones y lo más importante, la transferencia de energía se lleva a cabo hacia él y desde él.

Dicho esto, un mal estado de las superficies de contacto ya sea por la aparición de cal, óxido u otro tipo de sólido no es más que una interrupción o resistencia a la transferencia de la energía, obligándonos a consumir mucha más energía en forma de combustible de la que deberíamos, reduciendo asimismo el rendimiento del equipo y la instalación.